back to English

...las artes han sido mi pasión desde que tengo uso de razón.  Exhibir mi trabajo "profesionalmente" en maternal, tomar clases de pintura, odiar mis clases de piano, bailar en los actos cívicos todos los años, el pánico escénico, tomar Artes Visuales de Bachillerato Internacional en la secundaria, el programa de Artes Plásticas en la Universidad, unirme a los coros... las artes han sido una constante en mi vida. ...y recuerdo querer suprimir y ser más académica, más elocuente, más conceptual... Pero realmente lo que me hace feliz es crear y aprender.  Ya sea trasteando un punto nuevo o cantando en el carro, es todo lo que quiero hacer. 

Buenos días estimados estudiantes,

Para aquellos que no me conocen, soy Gabriela Arosemena Lachman.  Soy artista Panameña y maestra de artistas.  Sí, somos de la ciudad.  Este es el cuento largo.

Básicamente, no recuerdo en qué momento empezó todo, pero sé que mi papá ha estado coleccionando obras de arte desde antes de que yo naciera, y supongo que mi mamá inequívocamente observó algunos comportamientos en mi, porque puedo recordar estar en alguna clase de arte extracurricular u otra, y pequeñas exposiciones, durante toda mi niñez.  Algo que siempre me hizo destacarme fueron mis habilidades motoras finas: lograr sostener y manipular objetos pequeños y reparar cositas, aprender a mecanografiar extremadamente rápido, usar el color sin escrúpulo y rayar sin miedo y deliberadamente.

En lo que llegué a quinto año—lo que conocemos como el Diploma del Bachillerato Internacional (IB Diploma)—empecé a hacer retratos sin asco, a hacer investigaciones sobre artistas favoritos como Chuck Close y Egon Schiele.  Por supuesto que los retratos son un reto porque siempre está el comentario derrotante "no se parece".  En la secundaria, tuve críticos muy severos que pudieron haber logrado que me rindiera, pero la práctica es lo que hace que uno mejore, y todo el mundo tiene que empezar desde cero, así que lo hice.

...Claro, suficiente exageración acerca de mi autoestima—en lo que empecé el IB Diploma ya estaba completamente convencida de que la pintura no era una carrera aceptable, y me aterraba pensar en el propósito de mi vida... Todo este tiempo estuve enfocándome en las artes y ahora tendría que cambiar?  En ese momento mis otros intereses eran la psicología y la literatura.

...Decidí—no me importa voy a estudiar arte—.  Y así me largué con mi patrocinio a Spartanburg, South Carolina.  Esa idea duró un semestre.  Mi amiguita de estudios de Historia del Arte me dijo—toma la clase de Introducción al Diseño Interior, es sólo un mes, no tienes nada que perder— ...y así fue como un mes se convirtió en 3 años de universidad y 4 años de trabajo una vez que regresé a Panamá.  La verdad es que el diseño interior es fascinante y lo amo, pero en la práctica, no demoré en deprimirme por no usar mis manos suficiente, y me metí a aprender cómo hacer murano, lo cual trajo mucha alegría a mi vida, cuando no estaba cansada después de trabajar y tenía tiempo libre.

Tan pronto me empezó a ir bien en el trabajo como la asistente a una importante diseñadora de interiores, y me felicitaban por mi eficiencia y me otorgaban mayores responsabilidades, me rendí.  Tuve ese momento oscuro donde pensé que esta no podía ser mi vida —no puedo hacer esto... estoy fingiendo ser algo que no soy, no estoy creando suficiente, esto no puede ser así hasta que me jubile, el estrés y la presión están destruyendo mi estómago, esto no está bien.— Y busqué dentro de mí y pensé en todos los posibles trabajos que hacen los artistas para cambiar mi rumbo, y entre ellos cuáles tenían el mejor estilo de vida... y escogí maestra de arte.

Empecé mis estudios de maestría en educación de arte y renuncié a mi vida como diseñadora en el 2013.  Fui muy afortunada de poder trabajar en escuelas internacionales y poder aprender acerca de educación a través de mis estudios, y también porque tenía acceso a algunas de las mejores maestras del país.  Además me enamoré de mis estudiantes, de 3 a 12 años de edad.

En el 2017 me sacaron de mi país y de mi trabajo prácticamente contra mi voluntad, y me fui de año sabático a Colombia por el trabajo de mi esposo (es ortopeda bla bla bla) y casi mágicamente las pinturas empezaron a suceder nuevamente.  Había amado ser una maestra de tiempo completo, pero para ser sincera, ahí tampoco estaba creando.

Durante ese año en Cali practiqué mucho el yoga, patinaje recreativo, la salsa, la pintura, y comí, obviamente.  La buena vida tu sá.

Experimenté y me amañé con un nuevo medio que es la pintura acrílica, tejí, bordé, viajé a 8 países alrededor del mundo (gracias Octavio)... Me fue más que bien.  

Ya estamos de regreso en San Francisco, Ciudad de Panamá, desde el 2018, permanentemente, y estoy haciendo arte y enseñando, en ese orden.

Te interesaría un retrato o una clase de arte?  Hagámoslo realidad.

Aquí está la lista actualizada de precios.

Usa cualquiera de los botones que aparecen debajo para contactarme, o escríbeme por Whatsapp, preferiblemente, al +507 6612 6995, si estás afuera de Panamá, el símbolo de + es muy importante para que el número funcione.

Por último, mira mis espacios para agendar clases y las clases disponibles aquí.